Lucas 15:20, Jeremías 2:20, Zacarías 1:3, Joel 2:13, Apocalipsis 21:5. Hay muchos desordenes en la vida de los cristianos hoy día, mucha confusión tanto familiar como doctrinal, hay desorden en las iglesias, hay desorden en las familias, es desastroso lo que está viviéndose en el cristianismo de hoy. El mundo ha afectado mucho al pueblo de Dios, hasta tal punto que hemos llegado a fracasos en todos los aspectos: afectivos, emocionales, sexuales, espirituales, familiares. En el libro de Génesis 1, la palabra habla que la tierra estaba desordenada y vacía; hoy en día no existe diferencia entre lo que estaba sucediendo en Génesis 1 y lo que sucede hoy, no estamos haciendo lo que Dios espera que nosotros hagamos, nos hemos vuelto cobardes, somos tolerantes, la autoridad se ha perdido, las convicciones cristianes se han desviado, hay desorden y división familiar, El Señor nos pide que “Ordenemos nuestra casa… Nos da una segunda oportunidad para que tomemos la decisión correcta de ordenar cada área de nuestra vida: Espiritual, emocional, sexual, económica y física, quiero que lean con atención Proverbios 24:30-34 y apliquen en sus vidas y hagan la pregunta: “Eso es lo que he hecho ?”. Dios es un Dios de orden, el enemigo es desorden. Todo lo que corresponde al reino del Señor es y debe ser orden, todo lo que es lejos de Dios es desorden. Nuestra naturaleza es pecaminosa, somos herederos, de una naturaleza pecaminosa, tendenciosa al desorden. Es más fácil la impuntualidad que la puntualidad. Es más fácil el pecado que la santidad; porque nuestra naturaleza es tendenciosa a lo pagano, a la desidia, al desorden a la maldición, la blasfemia, la mentira, la hipocresía, la falsedad, la traición, la iniquidad. Escucha las charlas en el nuestro podcast o en iTunes