Portada » Charlas ETP » Uno que se levante para restaurar tu vida, tu hogar y tu descendencia

Uno que se levante para restaurar tu vida, tu hogar y tu descendencia

Éxodo 3:12, Juan 12:44-50.

Hoy día en medio de un mundo de oportunidades, nos vemos bombardeados por una cantidad de llamados a participar o aceptar toda serie de actividades que el mundo ofrece, a muchas de ellas las llamamos “buenas, siendo malas”…, por esta razón es necesario contar con Dios, porque Él tiene la respuesta a todos nuestros “llamados”.

Dios llamó a hombres y mujeres para cumplir Su propósito y sus promesas, Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, Josué, los profetas, Jesús…, hoy Dios está hablando para cumplir propósitos aún más grandes y necesita UNO que se levante para restaurar vidas, hogares, familias y descendencias…

  1. Uno de los primeros y mas importantes llamados que Dios nos hace es que somos LLAMADOS PARA CUMPLIR SU PROPOSITO, no cualquier propósito, no el propósito de seguir a hombres, sino de seguir sus instrucciones. Dios nos llamó con el propósito de ir a las familias de la tierra, Malaquías 4:6, pero también a enseñarles a todos que deben ir por sus familias para que vengan los tiempos de restauración y restitución.
  2. LLAMADOS A LA SALVACION Y A CONOCER LA VERDAD… 1ª Timoteo 2-3-4: “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”, Dios quiere salvar a toda la humanidad, de hecho el murió por todos, derramo su sangre por todos, pero quiere comenzar por tu vida, por tu hogar y por tu descendencia, UNO QUE SE LEVANTE.
  3. LLAMADO AL ARREPENTIMIENTO Y A CREER EN EL EVANGELIO… Marcos 1:15, Hechos 3:19-21, Hechos 17:30. Isaías 35:4-6.
  4. LLAMADOS A SER SANTOS: 1º Pedro 1:14-15, 2ª Corintios 6:16-18, 2ª Corintios 7:1.

El problema de hoy, levantarse y obedecer lo que Dios nos dice que tenemos que hacer en este tiempo, ir por lo que es importante comenzando por nosotros y continuar con nuestra familia y descendencia. Creemos que la obediencia es el acto de cumplir con las órdenes o instrucciones de un superior; pero no es así, este acto es sujeción, la obediencia va un poco mas allá. Obediencia significa “prestar oído, escuchar, oír”, obedecer es que tengamos la capacidad de oír a aquel que tiene la autoridad o la influencia del que habla, y que te conduce hacia el cumplimiento de lo que dicha autoridad requiere.

Al principio hicimos mención que la obediencia no es el simple acto de hacer algo nada mas, eso se debe que la obediencia tiene una serie de condiciones y que su finalidad es lograr un propósito.

  • Viene del corazón, Deuteronomio 28:1-2.
  • Espontánea: Isaías 1:19-20.
  • Sin desvío, Josué 22:2-3.

Obedecer no es estar a gusto con lo que debas hacer, es hacer las cosas sin quejarse, ni protestar; cuando nos quejamos, lo hacemos por hacer, o simplemente lo hacemos de mala gana no hay obediencia, a esto la Biblia lo llama obstinación que es como el pecado de idolatría y rebelión como el pecado de adivinación.

Obstinación: Es un estado de ánimo muy habitual entre los seres humanos que se caracteriza por la terquedad y la tozudez a la hora de la ejecución de alguna acción o actividad. Cuando un individuo se mantiene en una idea y se empeña en que algo debe hacerse a la manera que él propone y no de otra, aún a expensas de conocer que existen pruebas que demuestran que de accionar de ese modo se estará incurriendo en un error.

Rebelión: Una rebelión es, en la mayoría de los casos, una manifestación de rechazo a la autoridad.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify