Portada » Charlas ETP » Tu vida, tu hogar y tu descendencia No tiene precio

Tu vida, tu hogar y tu descendencia No tiene precio

Jeremías 31:1, Juan 10:7-17, Isaías 61:4, Isaías 58:11-12.
La bendición de Jehová es la que prospera nuestros caminos, Dios le da la bendición al hombre, y le entrega por posesión por herencia la tierra el enemigo siempre querrá colocar acusación, condenación, burla, desprecio, intimidación, critica, desanimo…. Esto son las cosas y obstáculos que nosotros hemos tenido que afrontar, y si miramos Satanás siempre va usar la mentira para engañarnos y desviarnos del propósito que Él tiene para tu vida, tu hogar y tu descendencia y llevarnos a la destrucción.

Dios es un Dios de orden y siempre nos da un mandato para que nosotros seamos obedientes,  por causa de nuestra desobediencia abrimos puertas de maldición a nuestras vidas… “Por causa de mi pecado yo tomo responsabilidad de que MI tierra ha sido maldita por mi y por lo tanto ha cerrado su boca para bendecirte, soy responsable de lo que ocurre en mi tierra, más hoy tomo la decisión de volverme al Señor con todo el corazón para que comience un tiempo de restauración de los muros y las puertas de mi tierra”.

Desde el comienzo Su mayor anhelo es levantar familias en bendición, una nueva raza de hijos espirituales con el propósito de establecer Su reino en la tierra, el quiere levantar un pueblo santo, apartado para Él, que de testimonio de Su gracia, de Su amor y de Su poder, en el libro de 2º Crónicas 16:9a dice que “Dios contempla la tierra”, busca hombres y mujeres que hagan vallado, está escrito en el libro de Ezequiel 22:30 “Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé”, Dios anhela un Pueblo conformado por familias formados a Su imagen y semejanza y tanto en el llamado Antiguo Testamento con el pueblo de Israel como en el Nuevo Testamento con los gentiles siempre habló de lo mismo: “Transformar a un pueblo común y corriente en un… Pueblo Santo, Apartado, Único, de Su exclusiva posesión, Pueblo de Su heredad, Pueblo Especial más que todos los pueblos de la tierra”.

“Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra”. Exodo 19:5.

“Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel”. Éxodo 19:6.

“Pero a vosotros Jehová os tomó, y os ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que seáis el pueblo de su heredad como en este día”. Deuteronomio 4:20.

“Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra”. Deuteronomio 7:6.

“Hijos sois de Jehová vuestro Dios, porque eres pueblo santo a Jehová tu Dios, y Jehová te ha escogido para que le seas un pueblo único de entre todos los pueblos que están sobre la tierra”. Deuteronomio 14:2.

“Y Jehová ha declarado hoy que tú eres pueblo suyo, de su exclusiva posesión, como te lo ha prometido, para que guardes todos sus mandamientos; a fin de exaltarte sobre todas las naciones que hizo, para loor y fama y gloria, y para que seas un pueblo santo a Jehová tu Dios, como él ha dicho”. Deuteronomio 26:18-19.

¿Que errores quisieras corregir si pudieras viajar al pasado?, esa es una pregunta, y se quedaría solo en una pregunta… con muchas respuestas, pero sin solución.

Sería tan bueno poder viajar al pasado y corregir todos nuestros errores, ¿verdad? Pero lamentablemente no se puede, todos hemos cometidos errores y definitivamente hemos experimentado en carne propia lo que es el dolor de tomar decisiones equivocadas.

No importa el pecado o los errores que hayas cometido, la fidelidad de Dios permanece, aun cuando nosotros seamos infieles. Él nunca cambia.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify