Portada » Charlas ETP » Siete cosas que Dios abomina y que han destruido tu vida, tu hogar y tu descendencia

Siete cosas que Dios abomina y que han destruido tu vida, tu hogar y tu descendencia

Proverbios 6:16-19.

En éstos tiempos Dios esta hablando a todas las iglesias cristianas así como lo hace en el libro del Apocalipsis a las 7 iglesias, de las 7 Iglesias a 5 de ellas les ordena que se «ARREPIENTAN», la orden de arrepentirse no es para los inconversos ni incrédulos, en esta ocasión es un llamado a la misma Iglesia de Jesucristo.

EL Señor está limpiando Su iglesia, anhela una iglesia santa, apartada para Él, de su exclusiva posesión, y quiere que tu seas parte de ese gran ejército en el cual quiere hacer maravillas y mostrar Su poder y Su gloria, ahora bien, cual es el más grande problema que está enfrentando la iglesia hoy?: Estamos enredados en medio del mundo, haciendo lo que el mundo hace y esto nos aleja de Dios, entre más cerca del pecado, más lejos de Dios.

Cuando leemos el libro de proverbios capitulo 6, desde el verso 16 al 19, nos damos cuenta que para Dios todos los pecados tienen la misma magnitud, de hecho declara en Su palabra que “Aborrece” o mejor “Abomina” entonces comprendemos que Dios considera el orgullo o el maquinar en el corazón maldad o el mentir, pecados que están en el mismo nivel que el derramamiento de sangre y otros actos violentos, tal entendimiento nos debe mover a hacer cambios reales en nuestras vidas.

Una de las palabras más fuertes que hay en la Biblia para expresar la repulsión que provocan ciertos actos y actitudes es la que se traduce por “Abominación”, que tiene la connotación de lo que Dios detesta, desaprueba y censura y de lo que su alma abomina, condena, es asquerosa y sucia ya que se constituyen en pecados que destruyen al ser humano, esto es, que ante Dios no solamente es inadmisible sino también aborrecible, y lo podríamos dividir en dos ramas, una la que tiene que ver con Dios y la otra que tiene que ver con nuestro próximo.

  1. Prácticas abominables que tiene que ver con Dios: Se produce cuando cuando lo que haces para Dios se convierte en obligación, ya sea por la fuerza de la costumbre o porque al hacerlo necesitamos manipular a Dios para que nos favorezca en algo.
  2. Prácticas abominables que tiene que ver en el terreno de las relaciones humanas donde entra la justicia y el juicio, la honradez y la honestidad, el engaño, fraude, robo, estafa, en otras palabras, aprovecharse de la debilidad del próximo para sacar provecho.
  3. Prácticas abominables que tiene que ver con la sexualidad. Aunque en nuestro tiempo a algunas de esas prácticas se les da el honorable calificativo de orientación sexual, la Biblia no duda en catalogarlas como abominación. El adulterio es una de esas prácticas, así como el incesto, la homosexualidad, la zoofilia… etc. La sexualidad se hace abominable cuando se aparta del diseño de Dios, cuando nos inventamos formas y expresiones producto de la codicia, corrupción, la lujuria y la lascivia.
  4. Prácticas abominables en las que se le niega al próximo sus derechos más elementales. Un caso particular en los tiempos antiguos eran los infanticidios en los que niños eran pasados por las llamas para agradar a ciertas divinidades espirituales sanguinarias, hoy lo podríamos llamar pedofilia, pero por encima de esto, está el Maltrato, humillación, deshonra, maledicencia, Dios lo considera abominación, “ni la mujer, ni el hombre es un juguete” que se tira o toma de acuerdo al capricho personal.
  5. Prácticas ocultistas en todas sus variantes. El espiritismo, la brujería, la adivinación y la magia, a las que nuestro mundo actual se ha vuelto con avidez, tales prácticas, están bajo el tenebroso calificativo de abominables, al quedar bajo el dominio del príncipe de las tinieblas.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify