Deutéronomio 7:15, Éxodo 15:26, Isaías 24:4-5.
Dios creó al primer hombre en absoluta perfección y lo constituyó en un ser tripartito: espíritu, alma y cuerpo, en estos momentos se cumplía el orden interno en el ser humano:
El espíritu del hombre estaba unido a Dios.
El alma en estado de inocencia estaba sujetado a la dirección del espíritu.
Y por consiguiente el cuerpo podía vivir eternamente.
Al entrar el pecado este orden fue alterado, el alma tomó el señorío, la mente se coronó como soberana, sustentada por el conocimiento humano y el cuerpo sufrió las consecuencias… LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE. Escucha las charlas en el nuestro podcast o en iTunes