Éxodo 17:14. Todos tenemos acceso al mundo espiritual, porque somos seres espirituales; al mismo tiempo somos seres terrenales, cuando decides “ser cristiano” lo primero que comienzas a aprender es el “idioma espiritual”, en otras palabras aprendemos a hablar como un “ser espiritual”. Tenemos que buscar la raíz de todo lo que ha contaminado nuestra tierra, y hacer un alto en el camino para tomar decisiones y acciones que propendan al arrepentimiento y la conversión. Hechos 3:19-21. Dios pretende rectificar todo el desorden que hemos introducido en nuestra vida, hogar y descendencia, Él siempre tiene un plan de redención, restauración y restitución, el cual es el inicio del deseo original de Dios para la humanidad a través del sacrificio de Cristo, el cual compró nuestra completa redención a través de Su sangre. Echemos un vistazo histórico de quien es Amalec, nieto de Esaú hermano de Jacob «Y Timna fue concubina de Elifaz, hijo de Esaú, la cual le dio a luz a Amalec:  estos son los hijos de Ada, mujer de Esaú.”, Génesis 36:12, y el odio que tenia Esaú  (Edom) hacia su  hermano fue trasmitido a su descendencia y es por eso que amalec, ataco  a Israel por la  retaguardia cuando huían de Egipto, en la  retaguardia  iban  mujeres, ancianos y niños, y fue allí donde hizo más daño, por eso el Señor mandó a  borrarlos de la memoria, Deuteronomio 25:17-19, pero lamentablemente  no  ocurrió así y hasta  hoy estamos  pagando las  consecuencias de una desobediencia. Éxodo 17:8-16, guerra contra Amalec: Mientras Josué lideraba la batalla defensiva, Moisés, en la cumbre del monte, levantaba sus manos con la vara de Dios. La vara significaba la autoridad del Señor sobre su pueblo. Entonces, sucedía algo sobrenatural: Todo el tiempo que Moisés mantenía sus manos alzadas, Israel prevalecía. Pero cuando las bajaba, prevalecía el Enemigo. Como las manos de Moisés se cansaban, fue traída una piedra y Moisés se sentó sobre ella, esa roca es Jesucristo. Luego Aarón y Hur sostuvieron las manos de Moisés, esta actitud del sacerdote y el amigo junto con la autoridad de Dios a través de la vara en la mano del profeta garantizan la victoria, necesitamos familias de sacerdotes y gente santa que tenga el valor de sostener la vara de Dios para derribar todos los enemigos que se levantan contra nuestra vida, hogar, descendencia y ministerio. Dios busca Moisés, Aarón y Hur.
  • En  hebreo. {Amâlêq, «belicoso» o «pueblo que lame”).
  • Es un espíritu sutil, que se levanta contra los propósitos que Dios tiene para tu vida, tu hogar y tu descendencia.
  • Ataca el área económica de la familia, se roba todo el Fruto de tu trabajo.
  • Un espíritu manipulador que trabaja por la retaguardia, es el espíritu de traición.
  • Un espíritu que te quita pasión por la presencia del Señor.
  • Amalec es un espíritu ladrón, trae al interior de tu vida, hogar y descendencia contiendas, peleas, gritería, maledicencia, división, adulterio, iras y como consecuencia destrucción familiar.
  • Amalec te impide el avance hacia la conquista de tus sueños, metas y propósitos.
  • Amalec arranca: La fe, la firmeza y la fidelidad.
Escucha las charlas en el nuestro podcast o en iTunes