Portada » Charlas ETP » Rompe la raíz de los problemas en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Rompe la raíz de los problemas en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Amos 2:9, Mateo 15:13, Jeremías 15:19.

1ª Corintios 10:1-12, Malaquías 4:1-6.

El problema: Analfabetismo doctrinal y se traduce en:

  1. Desconocimiento de Dios y Su carácter.
  2. Desconocimiento espiritual para fundamentarse sobre la roca “Jesucristo”, y esto se hace  “cavando y ahondando”.
  3. El oír, guardar y poner por obra, que es la aplicación práctica a la vida cotidiana.

Basamos nuestra doctrina en conceptos y datos interpretados por hombres, plasmados en libros, predicaciones, visiones, temas mediáticos que acomodan el contenido bíblico y doctrinal a sus propias enseñanzas y necesidades. Sin discernir la procedencia de las enseñanzas que han recibido y sin crítica, repiten sin cesar lo que aprendieron en uno más talleres, seminarios, retiros  etc. Nos hemos convertido en religiosos incapaces de comprender y discernir la anchura, profundidad y altura de “todo el consejo de Dios” revelado en las Sagradas Escrituras,  existe, una especie de bloqueo hacia la verdad de Dios en toda su máxima expresión. El mayor enemigo de un creyente es aquel cuyo pensamiento no puede ser transformado. 1ª Corintios 10:1-12.

Y lo más generalizado: No somos capaces de ser prácticos, testimonios vivos de Jesucristo, para lo cual tenemos que “cavar y ahondar” a fin de encontrar la roca firme que servirá de fundamento para sus vidas, hogares y descendencias y arrancar toda raíz que produce frutos de maldición, pecado e iniquidad que no solo afecta nuestras vidas sino también de nuestras descendencias.

Todo esto es la falta de crecimiento espiritual, la cual nos lleva a ponernos de acuerdo con todo lo oscuro y contaminado del mundo, introduciéndolo a nuestras vidas y llevando destrucción a todo lo que Dios nos ha entregado que es nuestra tierra y todo porque “contaminamos” nuestra tierra, desde el comienzo el Señor lo ha hablado de muchas formas; cuando el pueblo de Israel se dirigía a cumplir la promesa que YHWH había dado a Abraham, Isaac y Jacob, le dijo de una manera clara: Levítico 18:24-28… y cual ha sido la consecuencia: “Tu tierra te vomitó, voy a hilar mas delgado en Deuteronomio 28:30, 32-33…

Y vuelvo y te digo hoy: ¿Que raíz sostiene tu árbol ?, ¿ Que frutos produce tu árbol ?. El Señor lo declaró y tal vez lo hemos leído muchas veces y la verdad de todo es que Jesús dejó grandes lecciones espirituales través de las parábolas, no son fábulas, ni alegorías, ni costumbrismos..

Mateo 9:16-18 “Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura…, esto es lo que hacemos día a día, es la doctrina cristiana de hoy, todo queremos remendarlo, remendar nuestras vidas, remendar hogares, remendar familias y remendar descendencias.

Juan habló de 4 principios fundamentales que hoy debemos comenzar a practicar:

  • Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 3:2.
  • Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento quitando todas sus teologías, conceptos, ideologías, religiosidad. Mateo 3:8.
  • El hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego. Mateo 3:10.
  • Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en el fuego que nunca se apagará. Mateo 3;12. “Trigo o Paja”.

Areas que debemos colocar delante del Señor para descubrir la raíz que nos lleva a contaminar nuestra vida, hogar y descendencia…

  1. Area Sexual: Adulterio, Fornicación, Inmundicias, lascivia.
  2. Area Espiritual: Idolatría, Hechicería, brujería.
  3. Area emocional: Enemistades, Pleitos, Celos, Iras, Contiendas, Divisiones, Envidias, Vicios, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras.
  4. Física: Enfermedades, ruina…

Jeremías 15:19: “Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos”.

Salmo 51 y Salmo 32.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify