Portada » Charlas ETP » Rompe la Raíz de la Maldición en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Rompe la Raíz de la Maldición en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Isaías 57:20-21, Proverbios 26:2, Salmo 109:17-18.

Nos hemos convertido en religiosos que no hemos sido capaces de comprender y discernir la anchura, profundidad y altura de “todo el consejo de Dios” revelado en las Sagradas Escrituras,  existe, una especie de bloqueo hacia la verdad de Dios en toda su máxima expresión. El mayor enemigo de un creyente es aquel cuyo pensamiento no puede ser transformado. Isaías 26:3

Y lo más generalizado: No somos testimonios vivos de Jesucristo, para lo cual tenemos que “cavar y ahondar” a fin de encontrar la roca firme que servirá de fundamento para nuestras vidas, hogares y descendencias y comenzar a edificar sobre el fundamento de Cristo, esa es la verdadera vida cristiana, si tu edificas sobre otro fundamento tarde o temprano se derribará y comenzará a crecer una raíz de maldición que tarde o temprano producirá frutos de maldición que va a afectar tu vida, tu hogar y tu descendencia. 1ª Corintios 3:11.

¿Que raíz sostiene tu árbol ?, ¿ Que frutos produce tu árbol ?.

Maldición: Es humillación, aridez, esterilidad, enfermedad física y mental, desintegración familiar, pobreza, derrota, opresión, fracaso, des-favor de Dios. Maldecir significa: quitar méritos, deshonrar, restar valor, impedir u obstaculizar el propósito y una de las grandes causas es la iniquidad, la cual está en el ADN espiritual, un elemento en el cual está grabado toda la información espiritual de generación en generación y allí tenemos que llegar para que sea lavado y limpiado por la sangre de Jesucristo.

Es importante identificar que maldiciones hay sobre nuestra vida, hogar y descendencia, éstas se manifiestan mediante : la escasez, derrota, fracaso, frustración, estancamiento, enfermedades, divorcios,  ya que a través de la iniquidad, el pecado y la maldad le damos derecho a Satanás para levantar argumentos delante de Dios y de esa manera limitar la bendición de Dios en nuestras vidas. La maldición se constituye en el argumento y fundamento de destrucción de una familia y de sus generaciones siguientes, desde que el hombre cayó en pecado, la maldición comenzó a formar parte de su ser, la tierra absorbió esta semilla de maldad quedando maldita desde entonces: Genesis 3:17-19.

  1. Las Enfermedades crónicas. Las enfermedades crónicas pueden ser causa de muerte en una familia por varias generaciones. Enfermedades que los médicos llaman genéticas o hereditarias y algunas que le llaman huérfanas: Una enfermedad huérfana es aquella crónicamente debilitante, grave, que amenaza la vida, La causa exacta de una enfermedad huérfana sigue siendo desconocida, sin embargo para una porción significativa de la población el problema se puede originar en mutaciones (cambios) en un gen. Muchas de estas mutaciones genéticas pueden pasar de generación en generación, explicando por que algunas enfermedades huérfanas son familiares.  (Deuteronomio 28.21-22).
  2. La Esterilidad física y económica.
  3. Desintegración de la Familia. Deuteronomio 28:30.
  4. La Pobreza o Insuficiencia Económica Continua. Esta maldición opera en algunas personas; no importa cuánto dinero ganen siempre viven en escasez, nunca pueden ver prosperidad en sus finanzas y el dinero se les va de las manos como agua (Deuteronomio 28.47-48).
  5. Los Accidentes Violentos o Antinaturales, suicidios, Muertes Prematuras y Antinaturales.
  6. Las Maldiciones Impuestas y Auto impuestas. Son un tipo de maldiciones impuestas sobre noso­tros mismos, por los dichos de nuestra propia boca o maldiciones impuestas por personas de autoridad (Mateo 12.36-37), «La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos» (Proverbios 18.21).
  7. Maldiciones Generacionales. Recuerde, toda maldición tiene una causa una raíz: Proverbios 26.2. Son aquellas maldiciones que vienen en nuestra línea sanguínea, como por ejemplo: Enfermedades, divorcios, ruina, problemas sexuales, emocionales y mentales. Se buscan soluciones en las ramas y no vamos a las raíces, por ejemplo familias enteras han sido fundadas a través de consagraciones a dioses paganos, sacrificios, derramamiento de sangre, pecados sexuales, incestos, por eso es necesario romper la iniquidad y la maldición en la cruz del calvario. Levítico 26:40-42. Salmo 32:2-5.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify