Portada » Charlas ETP » Que tu Si, sea Si; y tu No, sea No, en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Que tu Si, sea Si; y tu No, sea No, en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Mateo 5:36-37, Santiago 5:12, Josué 21:45, Eclesiastés 5:4-5, Números 30:2, Mateo 12:36-37.

2ª Corintios 1:20, Éxodo 6:6-8, Tito 1:2, Hebreos 6:18, Números 23:19, Josué 23:14, Romanos 4:21, Hebreos 11:11.

¿QUE ES UNA PROMESA?  La Promesa es un contrato por el cual una de las partes, o ambas, se obligan, dentro de cierto lapso, sea por el vencimiento de un plazo o por el cumplimiento de una condición, o sea que hacerle una promesa a Dios es decirle que EL haga algo por algo que yo prometo darle en gratitud a su respuesta, lo que esto quiere decir es que cuando yo hago una promesa estoy obligado a cumplir y más si Dios ya cumplió su parte del trato.

Tal vez pensamos que prometer y no cumplir no traerá consecuencia sobre nosotros porque no vemos que nada nos suceda. Pero un día daremos cuenta de todo lo que hablemos y prometamos. El Señor dice “Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Mateo. 12:36-37.

Fíjense que nuestra alma queda ligada al voto que prometimos y tenemos que cumplir, ya el Señor hablando a través de Moisés dijo: “Habló Moisés a los príncipes de las tribus de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado. Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca”. Números 30:2.

La palabra en Eclesiastés 5:4-5, es bien fuerte, porque ¡Dios sí cumple lo que promete! ¡Dios si cumple lo que Él habla! y nosotros como seres humanos nos gusta hablar por hablar, nos gusta hablar por hablar, y nos gusta decir cosas a la ligera solo para lograr un beneficio para nosotros mismos y trae condenación para nuestra vida.

¿Quieres hacer disgustar a Dios? Prométele algo y no lo cumplas, prométele algo que vas a hacer y no lo hagas, no lo digo yo, la Biblia lo dice, aquí está escrito. ¿Y sabes qué? Cuando una persona no cumple las promesas, lastiman, hieren y crean una expectativa falsa, y cuando tú y yo no cumplimos lo que decimos, nos convertimos en infieles, mentirosos y engañadores.

Y muchas veces infidelidad lo tomamos como un engaño solamente en una relación, pero también una infidelidad es cuando uno dice algo que no cumple. Mateo 5:37, por eso Dios es Dios, por eso Dios es fiel, por eso Dios no es mentiroso, porque aunque Dios se tarde es lo que nosotros creemos que Dios se tarda, pero aunque Dios se tarde Él siempre cumple lo que dice. Él siempre llega a tiempo. Él lo que habla Él lo cumple.