2ª Corintios 5:17, Malaquías 3:17-18.
Malaquías 3:17-18, 4:2, Ezequiel 44:23, 2ª Crónicas 16:9, 2ª Reyes 18:1-7, Joel 2:13, Job 36:7, Salmos 34:15, 37:25, Isaías 3:10, Juan 3.
Siempre me pregunté: ¿Dónde está la oración de fe en la Biblia? La respuesta es: en ninguna parte. Hoy en día, son miles las personas engañadas creyendo que son hijos de Dios porque hicieron una oración donde confesaban a Cristo como Salvador y Señor. Fue como la oración de iniciación para una nueva vida religiosa y moralista, más no transformada.
¿Qué es lo que realmente nos hace nuevas criaturas según el texto? Estar en Cristo. El cristiano inicia y conserva su nueva naturaleza porque está unido, ligado a Cristo y Jesucristo es el más interesado en que evitemos llevar vidas legalistas. Cuando el creyente confiesa a Cristo, cree en Cristo, se identifica con Cristo y ve su urgente necesidad de Él, entonces se ha dado un nuevo nacimiento, una nueva criatura ha surgido de la intensión divina para que dependa completa y enteramente de Jesucristo.
La frase «de modo que» nos remite a los versículos 14-16 donde Pablo nos dice que todos los creyentes han muerto con Cristo y ya no viven para sí mismos. Nuestras vidas ya no son de este mundo; ahora son espirituales. Nuestra «muerte» es la de la vieja naturaleza pecaminosa que fue clavada en la cruz con Cristo. Fue sepultada con él, y así como él fue resucitado por el padre, así también nosotros somos levantados para «andar en vida nueva» (Romanos 6:4). Escucha las charlas en el nuestro podcast o en iTunes