Portada » Charlas ETP » No te amoldes a este mundo: Tu, tu hogar y tu descendencia

No te amoldes a este mundo: Tu, tu hogar y tu descendencia

Romanos 12:2.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

“No os conforméis a este mundo” – La palabra conformado significa “co-formado”. Lo que la Palabra nos está diciendo aquí es: no sean o se vuelvan a la forma, la misma forma, “co-formado”, con este mundo. ¡Un cristiano es diferente! No pertenecemos a este mundo.

En vez de ser conformados a este mundo deberíamos de ser transformados la cual significa cambiar de forma, convertirse en algo diferente en todas las áreas de nuestra vida: Espiritual, Emocional, Sexual, Física y Económica. ¿Entonces cómo debería ser nuestra nueva forma? La respuesta es simple: CRISTO, está escrito en Gálatas 4:19 “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros” y la manera de hacerlo está escrito en Colosenses 3:2 “Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra”.

La transformación se lleva a cabo mediante la renovación de la mente, en la mente se encuentra el sistema de almacenamiento de todo lo que ha ocurrido en nuestras vidas desde el momento mismo de nuestra concepción hasta el día de hoy, en nuestra mente se encuentran los pensamientos que nos hacen ejecutar acciones, por lo tanto tu tomas la decisión de colocar en tu mente las cosas de arriba o las cosas de la tierra.

  • Si en tu mente colocas las cosas de la tierra serás entonces un pigmeo espiritual, un cristiano no nacido de nuevo, que solo es un bebé, que nunca crece, espiritualmente retrasado. 
  • Si colocas en tu mente las cosas de arriba, es decir, si aprendes a “Ver” desde el espíritu, si aprendes a “Oír” desde el espíritu tendrás un crecimiento espiritual en el cual Cristo se formara en ti, tendrás una relación cercana con el Dios vivo, como está escrito en el libro de 1ª Pedro 2:2 “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación”.

Es el momento de abrir nuestro entendimiento a aquellas cosas que se encuentran en la Palabra de Dios, es el tiempo de salir de las penumbras, de las tinieblas y permitir que el Señor nos traslade al Reino de la luz, como está escrito: Colosenses 1:9-14 (leer). El objetivo de Satanás siempre ha sido alejarnos de la luz, el utiliza los mejores métodos para ganar el acceso al corazón del hombre y de esta manera convertirnos en títeres de sus maquinaciones en todas las áreas de nuestra vida, convirtiendo este mundo en un mundo de pecado, maldad e iniquidad, en otras palabras “de oscuridad”.

Si abrimos la Biblia, en Génesis 3 encontramos a Satanás oponiéndose al plan de Dios; el reino de la luz apenas se había creado en la tierra, obsérvelo en Génesis 1:3-4 cuando Satanás lo penetró y trajo pecado, maldad e iniquidad, convirtió el mundo en un reino de densas tinieblas donde el que lo gobierna es “el príncipe de las tinieblas”.

En el primer día de la creación, Dios dijo, «Sea la luz» (Génesis 1:3), y la luz apareció como algo separado de las tinieblas, en el libro de 2º Corintios 4:6 dice ”Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo”, en otras palabras Jesús mismo es «la luz del mundo”, Juan 8:12 “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”.

Escucha esto: “El Reino de Dios es gobernado por Jesucristo y el Reino de Tinieblas por el príncipe de este mundo, Satanás”, tu tomas la decisión de seguir en el Reino de las Tinieblas con todo lo que en el hay o permites que el Señor te traslade al Reino de la Luz, con todo lo que tiene que trasladar de ti en todas tus áreas, por esto es necesario:

  • Romper toda atadura espiritual desde la raíz que lo produjo para que esta raíz sea arrancada del reino de las tinieblas, permitiendo que esa área de su vida se convierta en un río de suciedades y basura ya que la atadura espiritual encuentra el terreno ideal en donde establecerse.
  • Romper la atadura espiritual que produce un hábito y con el hábito una conducta, esto abarca palabras, pensamientos, intenciones y hechos concretos.
  • Romper toda atadura espiritual convertida en Raíz: La persona comienza a ser manipulada , se convierte en un títere en el área en la cual fue contaminada. Por ejemplo, la falta de perdón por heridas emocionales o por una traición, engaño, deshonra, terminan generando un problema de enfermedad física en los huesos tales como osteoporosis o artritis degenerativa, un abuso sexual a temprana edad termina contaminando el área sexual convirtiéndola en un títere de deseos desordenados, la persona deja de estar en esclavitud para convertirse en un esclavo, de tener una enfermedad, a ser un enfermo.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify Recuerda unirte a nuestras transmisiones en vivo de los cultos todos los domingos a las 9AM y los martes a las 6PM durante el periodo de cuarentena!