Portada » Charlas ETP » No repitas historias de maldición en tu vida, tu hogar y tu descendencia

No repitas historias de maldición en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Jeremías 31:29, Salmo 109:17-18, Ezequiel 18:2-3, Zacarías 14:9-11, 17.

Hay una promesa que el Señor le entregó a Su pueblo a través de Ezequiel y Jeremías: Ezequiel 18:2-3, Jeremías 31:29.

  • El Señor ha prometido bendecirnos, Joel 2:19,23-27.
  • Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). Gálatas 3:13.
  • Para que venga la bendición es necesario romper la maldición, y esta se rompe en la cruz del calvario cuando quitamos la confianza en nuestro propio esfuerzo, sabiendo que el Señor lo hizo todo en la Cruz del Calvario.
  • Deuteronomio 11:26-28. Una persona bendecida es una persona que tiene el favor, la paz, la prosperidad, la fertilidad y la buena voluntad de Dios en todo.

Maldición: Es humillación, aridez, esterilidad, enfermedad física y mental, desintegración familiar, pobreza, derrota, opresión, fracaso, des-favor de Dios. Maldición es el pago dado por Dios sobre una persona y su descendencia como resultado de su iniquidad. Lamentaciones 3:64-66.

Maldecir significa: quitar méritos, deshonrar, restar valor, impedir u obstaculizar el propósito y una de las grandes causas es la iniquidad, la cual está en el cuerpo espiritual, all esta el ADN, un elemento en el cual esta grabada toda.  la información espiritual de generación en generación, hay maldiciones que llegan a nuestra vida producto de las palabras, y estas palabras quedan marcadas en el interior de la persona, el libro de Proverbios 18: 21 «En la lengua hay poder de vida y muerte”.

Es importante identificar que maldiciones hay sobre nuestra vida y como nos afectan, estas pueden traer escasez, derrota, fracaso, frustración, enfermedades, estancamiento, a demás le dan derecho a Satanás para atacarnos y limitar la bendición de Dios en nuestras vidas. Dios proveyó para nosotros un ADN redimido basada en el Espíritu de Cristo, la cual tiene que suplantar nuestra herencia de maldición contenida en la iniquidad. Creer en todo lo que hizo Jesús por nosotros en la cruz.

Familias enteras han sido fundadas a través de consagraciones a dioses paganos, sacrificios, derramamiento de sangre, pecados sexuales, por eso es necesario que nosotros los que nos hemos levantado en justicia nos coloquemos en pie. Levítico 26:40-42. Salmo 32:2-5.

Personas o familias que fundamentaron sus vidas en pactos y/o sentencias dadas por personas de autoridad.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify