Portada » Charlas ETP » No más migajas en tu vida, tu hogar y tu descendencia

No más migajas en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Mateo 15:22-28, Oseas 4:1, 6, Jeremías 15:19, 1ª Corintios 10:1-12, Efesios 2:1-2.

El problema: Analfabetismo espiritual traducido en:

  • Desconocimiento de Dios y Su carácter.
  • Desconocimiento espiritual para fundamentarse sobre la roca “Jesucristo”, y esto se hace  “cavando y ahondando”.
  • El oír, guardar y poner por obra, que es la aplicación práctica a la vida cotidiana.
  • Esto nos ha llevado a perder nuestra identidad, no como cristianos ni como evangélicos sino nuestra identidad delante de Dios: La Biblia no nos habla de identidad evangélica, sino de que cuando creemos en Cristo y lo aceptamos pasamos a tener una nueva identidad como hijos de Dios. No es un cambio solo para la vida eterna, sino como un estilo de vida hoy. Nuestra nueva identidad es nuestro estado “natural”.
  • Como cristianos nacidos de nuevo por la fe en Jesucristo, tenemos una nueva identidad, un propósito, un destino; pero nuestro enemigo se ha encargado de distorsionar esa identidad con sus mentiras y falsas creencias, anulando así, toda efectividad y poder en nuestra vida.
  • La Palabra Identidad significa igual, parecido e Idéntico. ¿Cuál es mi identidad sin Cristo? Nuestra verdadera identidad no proviene de lo que soy o lo que he logrado, sino de lo que Dios ha hecho en mí y con mi vida. Filipenses 3:4-9.

Basamos nuestra doctrina en conceptos y datos interpretados por hombres, plasmados en libros, predicaciones, visiones, temas mediáticos que acomodan el contenido bíblico y doctrinal a sus propias enseñanzas y necesidades. Sin discernir la procedencia de las enseñanzas que han recibido y sin crítica, repiten sin cesar lo que aprendieron en uno más talleres, seminarios, retiros o encuentros.

Nos hemos convertido en religiosos incapaces de comprender y discernir la anchura, profundidad y altura de “todo el consejo de Dios” revelado en las Sagradas Escrituras,  existe, una especie de bloqueo hacia la verdad de Dios en toda su máxima expresión. El mayor enemigo de un creyente es aquel cuyo pensamiento no puede ser transformado. 1ª Corintios 10:1-12.

Y lo más generalizado: No somos capaces de ser prácticos, testimonios vivos de Jesucristo, para lo cual tenemos que “cavar y ahondar” a fin de encontrar la roca firme que servirá de fundamento para sus vidas, hogares y descendencias y arrancar toda raíz que produce frutos de maldición, pecado e iniquidad que no solo afecta nuestras vidas sino también de nuestras descendencias. Lucas 6:46-48, 1ª Corintios 3:11.

Todo esto es la falta de crecimiento espiritual, la cual nos lleva a ponernos de acuerdo con todo lo oscuro y contaminado del mundo, introduciéndolo a nuestras vidas y llevando destrucción a todo lo que Dios nos ha entregado que es nuestra tierra.

Escucha las charlas en el nuestro podcast o en iTunes