Portada » Charlas ETP » Los Sueños de Dios para tu vida, tu hogar y tu descendencia

Los Sueños de Dios para tu vida, tu hogar y tu descendencia

Jeremías 29:11, Salmo 73:27-28, Hageo 1:1-11, Isaías 45:2, Isaías 35:8.
Sería interesante que podamos conocer cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas. Sabemos que la voluntad de Dios es ”buena, agradable y perfecta”, pero de ahí a conocerla, aceptarla y comenzar a caminar en ella es a lo que no estamos dispuestos a ejecutarla, cual es la razón:

  1. En el mundo hay mucho ruido.
  2. En el mundo hay mucha contaminación de todo tipo: Espiritual, emocional, económica y física, con la cual podemos desviarnos my fácilmente.
  3. El “Yo” nos hace actuar de manera impulsiva hasta tal punto que miramos las oportunidades sin importar los principios y fundamentos que están detrás de ellas, apartándonos totalmente de los principios y fundamentos de Dios y no aleja totalmente del propósito que Dios tiene para ti.

Hay sueños que nacen en el corazón de Dios, otros en nuestro propio corazón y con motivaciones personales, los que son nacidos en el corazón de Dios son transmitidos a aquellos que están en intimidad con El y con un propósito específico de Dios. Jeremías 29:11 «Porque yo sé los planes que tengo para vosotros»–declara el SEÑOR–«planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. (Un fin esperado, el sueño anhelado).

Encuentro dos maneras de conocer la voluntad de Dios para estos tiempos:

  • La primera es a través de la Palabra; Aquí está buena parte de la voluntad de Dios para nuestra vida, lo que Dios quiere hacer, establecer, cómo quiere que vivamos y la manera correcta de vivir. En la Biblia no aparece cuál es la voluntad de Dios con tu trabajo, no aparece la mujer o el hombre con la que Dios quiere que se case, ni el nombre de la persona con quien va hacer un negocio, sin embargo, Dios tiene una voluntad al respecto de todas estas cosas que acabamos de mencionar: “Hacer siempre lo correcto con respecto a lo que dice Su Palabra”.
  • Lo segundo es lo que se conoce como el propósito de Dios para tu vida y es aquí donde me detengo un poco para mirar lo que ocurrió con ciertos personajes que se encuentran registrados en la Biblia y que lograron cumplir con el propósito que Dios les encomendó y que cada experiencia con Dios quedó plasmada para enseñanza de las próximas generaciones, incluyéndote a ti y a mi. Le menciono algunos nombres: Abraham, Jacob, José, Moisés, Josué y podríamos llegar a Jesús, todos tenían propósito en su vida. ¿El propósito que Jesús debía cumplir sobre la tierra es el mismo para nosotros? No. El de Jesús era salvar a la humanidad. ¿Ese propósito de ir a la cruz, de dar su vida, de sacrificarse, de que lo crucificaran es el mismo propósito para mí? ¿Me tienen que tratar de la misma forma que a Jesús? No, ese era el propósito específico de Dios para su Hijo.

Hay un propósito que es únicamente para ti, no para mí, y sólo tú lo vas a cumplir, porque Dios te ha dotado de todo lo que necesitas para hacerlo; tu propia misión, tu propia responsabilidad. Hay un plan hecho por Dios para que lo cumplas.

Tienes que conocer la razón de tu vida, porque entonces vas a vivir feliz y sabrás que mientras respiras, harás cosas que te lleven a cumplir tu propósito en la vida.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify