Portada » Charlas ETP » Lo pasado, pasado en tu vida, tu hogar y tu descendencia

Lo pasado, pasado en tu vida, tu hogar y tu descendencia

2 Corintios 5:17, Isaías 43:18-19, Jeremías 30:16-17, Efesios 4:22-24.

Como seres humanos desde el inicio dejamos marcas indelebles, imborrables en nuestra vida, familia y descendencia, algunas marcas que denotan bendición otras por el contrario se convierten en maldición.

“De tal palo tal astilla”, tal vez es el dicho más común, que bueno que esa astilla que sale de nuestro palo sea siempre de bendición.… Dios anhela lo mismo para Su iglesia, dejar huellas y marcas de bendición que podamos llevar a nuestras descendencias, a los que nos rodean y a los lugares que pisemos.

Muchos han dejado huellas que han marcado a mucha gente, huellas únicas, ¿Que huella has dejado en tu vida, tu hogar y tu descendencia?…

Mucha gente ha sido marcada en su vida, marcas de una vida de pecado, de dolor, de enfermedad, de muerte; muchos marcados por la separación de sus padres, por el maltrato, por el temor y la vergüenza, en su casa sólo veían violencia, terror, pecado, maldición, inmundicia, maldad, muchos han crecido con huellas indelebles en su vida, que vienen de ese pecado, violencia o abuso, que han crecido viendo a sus padres drogados, alcoholizados, o llenos de ira, de amargura, de violencia, de peleas, de contiendas, de enfermedad, de dolor, el problema de todo es que esas huellas indelebles han deformado sus vidas, han trastornado el propósito y destino que Dios tiene para sus vidas, hogares y descendencias.

Esas huellas han deformado sus vidas, son personas que no tienen confianza, están llenos de vergüenza… esa es la marca del pecado en nuestra  vida, hogar y lo vemos en nuestra descendencia y en la sociedad actual y muchos están indignados por lo que Dios está hablando en estos tiempos, quiero decirle algo a todos los que están aquí y allá: Usted debería vivir indignado buscando el porque se le destruyó su vida, su hogar y su descendencia, usted debería estar indignado de todo lo que le ha robado a su familia y a sus hijos, hoy es el día de “Tomar decisiones de restauración y restitución” en vez de estar pensando en su deleite, se ha convertido en un egoísta y al final comerá los frutos de su pecado, su maldad y su iniquidad. El Señor nos dice en Isaías 43:18-19 “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad”.

El pecado no tiene misericordia de usted, es el mayor estafador que existe, lo deja en la quiebra, sin matrimonio, sin hijos, sin dignidad, sin nombre, hoy el Señor quiere restaurar y restituir, sanar y bendecir, Jeremías 30:16-17.

Acepta hoy esta buena noticia: “Jesús vino a romper tu pasado de maldición, pecado, iniquidad y destrucción y trae sanidad, restauración, restitución para tu vida, tu hogar y tu descendencia” nadie ha dejado una huella tan grande en toda la humanidad, El las llevó en su propio cuerpo para sanarnos, liberarnos, quitar la dolencia y perdonar tu pecado.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify