Portada » Charlas ETP » Dios pelea por tu vida, tu hogar y tu descendencia

Dios pelea por tu vida, tu hogar y tu descendencia

Deutéronomio 3:22, Éxodo 14:14, 2 Crónicas 32:7-8, Josué 10:14, Efesios 6:10, Isaias 59:17, Isaias 11:5.

La vida es un campo de batalla y estamos rodeados de oponentes, bien sea que parezcan enemigos o aliados. Independientemente de toda la religiosidad que tengas encima, recuerda que el enemigo que ya está identificado trabaja día y noche incansablemente, por lo tanto es importante que aprendamos a proteger nuestra vida, hogar y familia.

Resulta paradójico que la mayoría de soldados de este ejército poderoso llamado Iglesia, están cautivos y son rehenes del diablo. Las armas de Satanás no son poderosas, pero lo que tiene lo usa con astucia en contra de los hijos de Dios, que caen en la red, con las golosinas que le brinda Satanás. Entre ellas están:

  • La pereza, la desidia, las excusas, el sueño, la diversión, el cansancio laboral, el aburrimiento, la desgana, la indiferencia, la ignorancia, la necedad, la falta de sabiduría, la duda, la ingenuidad, la falta de identidad, los deseos de la carne, la vanagloria de la vida. Gálatas 5:19-26.

Tenemos que adoptar un estilo de vida cristiano, nuestra primera necesidad es tomar la autoridad que Cristo nos entregó y que nosotros hemos rechazado por causa de “hacer lo que se nos da la gana, de creer en nuestro propio Dios y no en el Dios Real y verdadero”.

Cristo ha depositado su autoridad sobre la Iglesia, para que tome la autoridad sobre todo principado, potestad, gobernador de las tinieblas de este siglo, pero la iglesia se ha convertido en un centro de diversión, esparcimiento, distracción.

La Iglesia es la única que tiene la autoridad para proclamar el señorío de Cristo a una vida, un hogar, una familia, un pueblo, una ciudad y una nación.

Hoy hay un desconocimiento total de las armas espirituales que Cristo le ha entregado a la iglesia para derribar argumentos y altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios.

TENEMOS ENEMIGOS:

  • Satanás, tu primer adversario: 1ª Pedro 5:8: Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.
  • Los deseos de la carne: Gálatas 5:17:  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.
  • Los malos pensamientos: argumentos de la mente que se convierten en altiveces, y al multiplicarse se convierten en fortalezas.

La guerra no es física, para nosotros los cristianos la guerra es espiritual, por lo tanto todo lo debemos hacer en el espíritu, todo aquello que desees conquistar, hazlo en el espíritu.

Para poder hacerlo necesitas tener autoridad, solo uno te puede dar autoridad, aquel que venció en el espíritu la maldad, la maldición y la iniquidad; por lo tanto tienes que despojarte de todo aquello que te quita la autoridad ( 2ª Crónicas 29:15-19 ).

Escucha las charlas en el nuestro podcast o en iTunes