Portada » Charlas ETP » Desecha el evangelio del mundo de tu vida, tu hogar y tu descendencia

Desecha el evangelio del mundo de tu vida, tu hogar y tu descendencia

Apocalipsis 5:2-3, Isaías 59:12-14, Isaías 24:16-20.

¿Que debes abandonar en tu vida, que quieres que Dios transforme en tu vida, tu hogar y tu descendencia ?, ¿ Que estás haciendo, tu, tu hogar y tu descendencia que va en contra de la Palabra de Dios ?. Hemos Prevaricado, es decir que nos hemos desviado de la línea recta, nos hemos salido de la senda, nos hemos apartado deliberadamente del camino recto, gente creyente que rompe la fe con su Señor.

Prevaricación: Acción y efecto de prevaricar.

Prevaricar: Faltar uno a sabiendas  a la obligación de su autoridad o cargo.

En el Antiguo Testamento aparecen las tres primera palabras 54 veces aplicado al acto de: Profanar el pacto, Rebelión, Engendrar hijos extraños, infidelidad conyugal, idolatría, faltar a la ley, y otras mas.

El cristiano desde el momento de su decisión por Cristo se le ha dado potestad (poder, autoridad, rango, cargo) en ser llamado hijo de Dios (Jn. 1:12), por lo tanto todo acto que éste realice que vaya en contradicción con esta potestad, no cumpliendo con su conducta u obligación de hijo de Dios, se le imputa como Prevaricación. (Faltar uno a sabiendas a la obligación de su autoridad o cargo).

El Señor nos ha dado promesas de restauración, restitución y sanidad de las familias de la tierra a través de Malaquías 4:6, Joel 2:19, 23-26, nosotros hemos creído en esas promesas por tal razón nos enfocamos a lo que es importante: nuestra vida, hogar y descendencia.

La pregunta es: ¿Bajo que cimientos has construido tu vida, tu hogar y tu familia?, muchos han anhelado enderezar todo los que está torcido en sus vidas, su hogar y su familia y en sus fuerzas no han podido, antes están más torcidos, la Palabra en proverbios 3:6 dice “Reconoce al Señor en todos tus caminos y Él enderezará tus veredas”.

Veo un peligro inminente en el cristianismo moderno:

  • Hemos bajado la guardia, hemos dejado de entrar en Su perfecta presencia, hemos abandonado el lugar secreto.
  • Hemos reemplazado El lugar secreto, la cotidianidad con Él por teologías, capacitaciones y visiones de hombres.
  • Hemos dejado de depender de Dios y hemos puesto los ojos en nuestras propias fuerzas.
  • Hemos abandonado las escrituras, sus mandamientos y hemos vuelto a la idolatría y a la inmoralidad.

Resultado de todo esto: La destrucción de nuestras vidas, hogares, familias y descendencias.

Siete claves para edificar la casa sobre la roca: Proverbios 9:1.

  • Establecer en nosotros el señorío de Cristo y esto es a través de Su Palabra: La primera clave es llamarlo Señor haciendo lo que Él dice. Lucas 6:46-47  ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?   Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante.
  • Venid: Jesús dice que cualquiera que viene a mí, no le echo fuera. La palabra “venid” es una palabra compuesta,  viene de dos imperativos  (ven, id). Para edificar la casa sobre la roca hay que oír la Palabra, pero no solamente venir, sino a estar dispuesto a ponerla en práctica. Es tomar Su vida, Su visión y Su enseñanzas,  y llevarla  a la práctica.
  • Oír y entenderla: Juan 6:60-69.
  • Implantar la Palabra en el corazón: Juan 8:31. Solo el que recibe la Palabra implantada en el corazón puede hacerla, es decir  llevarla a la práctica, para dar fruto y fruto abundante.
  • Solo con la sabiduría de Dios podemos  edificar nuestra casa: Solo con sabiduría de Dios se edifica la casa, no es con conocimiento humano, no es con técnicas humanas, es con sabiduría del cielo, y si no tenemos sabiduría la podemos pedir, porque la Palabra de Dios dice en  Santiago 1:5  “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”.
  • Excavando, ahondando con estaca: Ver lo que está oculto que sale a la luz,  ver lo falso para poner lo verdadero.
  • Poner fundamento sobre la roca: Para que haya fundamento tiene que haber un proceso, tiene que  cavar y  ahondar por eso se necesita que toda persona que conoce a Cristo conozca la palabra, porque la palabra nos va edificando y así podemos poner   el fundamento verdadero.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify