Portada » Charlas ETP » Cara a Cara con Dios II Parte

Cara a Cara con Dios II Parte

La palabra nacer viene del griego gennao que significa: que va a nacer, engendrado(a). Es donde obtenemos la palabra “genes”. Un gen es una unidad de herencia, en el momento de nacer de nuevo nos convertimos en portadores del código genético de Dios. Su ADN vive dentro de nosotros.

En el libro de Juan 3 Jesús explica con exactitud lo que es el Nacer de Nuevo, cuando un hombre de los Fariseos, llamado Nicodemo, un principal entre los Judíos vino a Jesús de noche, tal vez buscando conocimiento, poder, un favor del maestro, entonces Jesús lanza una expresión que marca el principio de todo cristiano: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede VER el Reino de Dios” y le reitera tal afirmación con dos acciones que un cristiano debe ejecutar en el momento que quiera o anhela ENTRAR en el Reino de Dios.

Lo que necesita ser SALVO en nuestras vidas es el ALMA y es lo que Dios quiere regenerar, transformar, hacer que se vuelva a El: El hombre está compuesto por Espíritu, Alma y Cuerpo; el espíritu fue colocado en nosotros por el soplo de Dios y vuelve a Él, el cuerpo lo hizo Dios del polvo de la tierra y vuelve a ella:  Génesis 2:7, Eclesiastés 12:7, el alma en cambio es formado por las vivencias desde el momento de la fecundación y hasta nuestros días, muchas de ellas transmitidas por la madre y por todo lo que está ocurriendo en su entorno. Desde el momento en que somos concebidos en el vientre y hasta hoy; experiencias y vivencias en la niñez, pubertad, adolescencia, madurez marcan el principio y el fin de nuestra alma llena de emociones y sentimientos los cuales hemos percibido, procesado y almacenados.

Lo que Dios quiere SALVAR es nuestra ALMA y para hacerlo necesita que nosotros tomemos una decisión después de colocar en nosotros un PROPÓSITO, esa decisión es anhelar ser SALVOS, por medio de Jesús, el cual trajo Salvación a nuestras vidas a través de su sacrificio en la cruz del calvario. Dios no pretende borrar nada de lo que nos ha ocurrido, lo que El anhela es sanar nuestras emociones para que no generen comportamientos y sentimientos que van en contra de Sus mandamientos: Gálatas 5:19-26, Efésios 4:22-32 y podamos ser verdaderos cristianos NACIDOS DE NUEVO: Efesios 3:14-21.

Nacer de Dios significa tomar de la naturaleza, la función y el carácter de Jesús, pero como podemos hacerlo si no lo conocemos, no lo vivimos, no tenemos una relación cotidiana con Él.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify