Portada » Charlas ETP » Arranca de tu boca toda maldición que has contaminado tu vida, tu hogar y tu descendencia

Arranca de tu boca toda maldición que has contaminado tu vida, tu hogar y tu descendencia

Apocalipsis 1:16, Proverbios 18:21, Mateo 12:36, 2ª Pedro 1:19, Santiago 3:5-6.
“La muerte y la vida están en poder de la lengua…”. la lengua, podemos definir nuestra vida. Todo lo que sucede en nuestra vida pasa por nuestra lengua. La Bendición o la ma, la muerte o la vida.

La Biblia es muy clara cuando nos dice arriba que la vida y la muerte está en el poder de la lengua. Nosotros como creyentes la  utilizamos bien, produciendo vida, y muchos se destruyen a si mismos, a su familia y a otros utilizando mal a su lengua lanzando maldiciones, palabras de derrota y piensan que esto no trae ninguna consecuencia.

BENDICIÓN Y MALDICIÓN.  La bendición y la maldición son el resultado de lo que dice nuestra lengua de lo que hay en nuestro corazón, Jesús declaró: “Lo que contamina al hombre no es lo que entra sino lo que sale”, Mateo 15:1-20.

Hablamos bien (bendición, bien decir) o hablamos mal (maldición, mal decir). La Biblia enseña que la lengua tiene PODER y puede dar vida o muerte con las palabras.

Cuando alguien expresa rencor, ira, venganza, celos, burlas, desprecio… y maldice a alguien, está enviando sobre esa determinada persona exactamente lo que siente y lo expresa a través del pneuma ( espíritu – explicar ).

Muchas personas sufren con muchas maldiciones, pasan por tragedias y no encuentran una explicación del porque las cosas no le salen bien, y la respuesta muchas veces está en palabras necias que fueron dichas que el mismo ni se acuerda. Santiago 3:2-6.

La lengua es el instrumento visible, que hace posible que, la intención del corazón salga por la boca, por eso Jesús dijo que de la abundancia del corazón habla la boca (Lucas 6:45). Si en tu corazón hay espíritu resentido o rencoroso, esos espíritus tratan de expresarse, tratan de salir, de mostrarse a través del instrumento llamado “lengua”.

Toda palabra tiene intensión y toda intensión proviene de un espíritu; cuántos problemas se generan cuando no tenemos gobierno sobre nuestra lengua, cuando hay un mal espíritu en el corazón de una persona, el objetivo es herir, entonces, al hablar palabras duras y obscenas, hiere con ellas, y la persona que recibe tal palabra que también tiene un mal espíritu inmediatamente responde con palabras más duras para producir una herida más grande; cuando se entra en ese tren, y ninguno se frena para dejar de herir, al final quedan destrozados los dos.

Santiago advierte en el versículo 6 del capítulo 3: “Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno”, la lengua moviliza a los poderes espirituales de maldad en las regiones celestes, por eso, los brujos, los hechiceros hacen invocaciones y por medio de esos conjuros les ordenan a los demonios a actuar contra otras personas. Dios le ha dado al hombre la autoridad y ésta autoridad se ejerce a través de la lengua No hay nadie que pueda decir: yo le pongo límites a mi lengua.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify