Portada » Charlas ETP » Afirma tus pasos, los de tu hogar y tu descendencia

Afirma tus pasos, los de tu hogar y tu descendencia

Mateo 5:36-37, Eclesiastés 5:4-5, Mateo 12:36-37.

¿QUE ES UNA PROMESA?  La Promesa es un contrato por el cual una de las partes, o ambas, se obligan, dentro de cierto lapso, sea por el vencimiento de un plazo o por el cumplimiento de una condición, lo que esto quiere decir es que cuando yo hago una promesa estoy obligado a cumplir. Muchas veces hemos hecho promesas a Dios, promesas en tu hogar (cónyuge, hijos), promesas en tu familia, y promesas a ti mismo. Prometer, significa rectitud y fidelidad, las promesas se convierten en expectativas, si no se cumplen se rompe la confianza.

Tal vez pensamos que prometer y no cumplir no traerá consecuencias sobre nosotros, pero un día daremos cuenta de todo lo que hablemos y prometemos, el Señor dice “Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Mateo. 12:36-37, y en el libro de Números 30:2 hay aún algo mas profundo, la Palabra dice: “Habló Moisés a los príncipes de las tribus de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado. Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca”, y en Deuteronomio 23:21 la palabra dice: “Cuando haces voto a Jehová tu Dios, no tardes en pagarlo; porque ciertamente lo demandará Jehová tu Dios de ti, y sería pecado en ti”.

Observe dos fundamentos:

  1. Nuestra alma queda ligada a lo que prometimos.
  2. Si no cumplimos lo que prometemos se convierte en pecado y en atadura o ligadura, el cual es un elemento espiritual que impide el movimiento y el avance, destruyendo la libertad de una persona, en este caso “te atas a los dichos de tu boca».

Es necesario escudriñar los pactos, los compromisos y las promesas que has hecho no solamente a personas sino también a Dios y que han traído maldición a tu vida, tu hogar y tu familia, hoy es el día para colocarlas delante del Señor. En el libro Eclesiastés 5:4-6, la Palabra es bien fuerte, porque ¡Dios cumple lo que promete! ¡Dios cumple lo habla! y nosotros como seres humanos nos gusta hablar por hablar, somos ligeros al hablar, la palabra dice: “Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.”, aquí hay una palabra dura “INSENSATOS”, la insensatez nos convierte en inmaduros e imprudentes y esto me hace acordar de LA PARÁBOLA DE LAS 10 VIRGENES, registrado en Mateo 25, Jesús explica: “Las insensatas tomaron sus lámparas pero no llevaron aceite, mientras que las prudentes, además de sus lámparas, llevaron frascos con aceite. Como el novio tardaba a todas les dio sueño y se quedaron dormidas, cuando por fin llega el novio las insensatas les dijeron a las prudentes: “Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas están a punto de apagarse”, las prudentes les contestaron: “Tal vez no haya suficiente para nosotras y ustedes. Mejor vayan a quienes lo venden y cómprenselo”, Jesús prosigue: “Mientras iban a comprarlo, vino el novio. Las vírgenes que estaban preparadas entraron con él al banquete de boda, y la puerta se cerró. Después vinieron las otras vírgenes y dijeron: ¡Señor, señor, ábrenos!’. Pero él les respondió: Les aseguro que yo a ustedes no las conozco”.

En el libro de Mateo 5:37 dice: “Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede”. Cuando una persona no cumple las promesas, lastiman, hieren y crean una expectativa falsa, y cuando tú y yo no cumplimos lo que decimos, nos convertimos en infieles, mentirosos y engañadores y esto trae maldición a tu vida, tu hogar y tu descendencia. Existen tres clases de pastos o promesas:

  • PACTOS ó PROMESAS CONDICIONALES: Cuando hay un requisito que cumplir.
  • PACTOS ó PROMESAS INCONDICIONALES: No hay un requisito que cumplir. Son llamados así en el sentido de que Dios se obliga unilateralmente en gracia por la fórmula «Yo haré», sin importarle la contraparte.
  • LOS PACTOS ó PROMESAS BIBLICAS: La Biblia revela que a Dios le ha placido establecer pactos con los hombres. Cada pacto representa un propósito divino y la mayoría de ellos constituyen una absoluta profecía o una promesa inalterable del cumplimiento de todo lo que Dios ha determinado. Los pactos ó promesas Bíblicas se anticipan al futuro y tienen el propósito de ser un mensaje cierto para aquellos con quienes el pacto o promesa es establecido, ejemplo de estos pactos o compromisos hechos por Dios y que cumplió al pie de la letra están: Pacto Adámico, Noénico, Abrahámico, Davídico y el nuevo pacto en la sangre de Jesucristo.

Escucha las charlas en En iTunes o en Spotify Recuerda unirte a nuestras transmisiones en vivo de los cultos todos los domingos a las 9AM y los martes a las 6PM durante el periodo de cuarentena!